Home > DIY > Primeros pasos para aprender caligrafía

Primeros pasos para aprender caligrafía

aprender caligrafia libro three feelings letras bonitas

¿Quieres empezar a practicar caligrafía y no sabes cómo? No paras de toparte con vídeos y frases con letras preciosas en Instagram y piensas: “yo quiero escribir así”. ¿Parece que el mundo te manda señales por todos lados con letras bonitas? Aquí te cuento cuáles han sido mis primeros pasos en el (infinito) mundo de la caligrafía y te hago una recomendación especial: el libro Letras Bonitas de Three Feelings.


Ya he confesado alguna vez que me gusta hacer de todo un poco (en lo que a hobbies se refiere, no hablo de mi vida profesional…), pero nada lo hago realmente bien: me gusta cantar, me gusta bailar, me gusta escribir, me gusta en general el DIY, hacer ganchillo,  me gusta la caligrafía, me gustan las manualidades, me gusta hacer fotos… Y ojo, no es algo malo: disfruto haciendo estas cosas y no necesito ser la mejor en cada categoría, realmente soy feliz con el proceso y aprendiendo.

Algunos de estos hobbies vienen y van, como el ganchillo (¡llevo más de un año sin tocar las agujas!), otros se mantienen siempre latentes con pequeños picos, como la fotografía y otros, son nuevos para mi, aunque desde niña se me veía venir… como me está ocurriendo con la caligrafía moderna o el lettering.

Primeros pasos para aprender caligrafía

Todo empezó el pasado diciembre: la fiebre por la caligrafía parecía que me inundaba en Instagram y, por supuesto, pensé: “yo también quiero”. Así que, como todos, lo primero fue pasar horas buscando información, inspiración y maneras de empezar a jugar con las letras en Internet. Bueno, eso fue lo segundo: lo primero fue buscar rotuladores con punta de pincel (brushpens) en mi ciudad, Las Palmas de Gran Canaria. Encontré en El Corte Inglés y en Babón, una papelería “de toda la vida” que justo acaba de cerrar.

Con esos primeros brushpens Koi Coloring Sakura Colors empecé a garabatear, con bastante frustración, en cualquier hoja que iba pillando. Ese fue mi primer error.

Primera lección: no puedes usar los rotuladores con punta de pincel (entiendes que use brushpen, ¿verdad?) en cualquier superficie, es importante que sea sobre un papel de calidad o los vas a fastidiar al segundo uso.

 

aprender caligrafia libro three feelings letras bonitas

Después de comprobar que eso de la caligrafía no era algo que me fuera a “salir natural”, por muchas ganas que le pusiera, decidí que lo mejor era buscar un taller para dar los primeros pasos. Desde el primer momento, después de la avalancha de nuevos perfiles de caligrafía que empecé a seguir en Instagram, tuve claro que quería hacer un taller presencial con Three Feelings: porque me gustaba todo lo que hacían y publicaban, porque tienen una imagen muy cuidada, porque parecían de fiar (ojo con el humo internetero) y porque, encima, su taller está en “mi” barrio de Barcelona, Sants.

Pero, por mil motivos, desde dudar en seguir gastando dinero en ese hobby, hasta que parecía que las fechas de los talleres nunca iban a cuadrar con mis visitas a Barcelona, tuve que dejar para un segundo momento.

Segundos pasos para aprender caligrafía

Durante enero me uní a un “reto online” de una amabilísima profe de caligrafía canadiense, Becca Courtice alias The Happy Ever Crafter. Becca creó una comunidad de frikis como yo, de todos los rincones del mundo, que nos pasamos un mes practicando CADA DÍA los trazos básicos de la caligrafía. Esos pequeños trazos que, si los unes, acaban creando bonitas letras. Con este reto (puedes buscar sobre el tema “Show me your drills challenge”) me terminé de enganchar a la caligrafía.

Es impresionante ver cómo semana a semana vas mejorando si realmente practicas todos los días. Todo un reto, sí. Ah, y ojo, si cambias de rotulador, casi, casi es como volver a empezar (aunque la curva de aprendizaje para coger soltura es más rápida, claro).

Pero este enganche a los “retos de Becca” solo me sirvió para terminar de convencerme de ir a un taller presencial de Three Feelings. Y los planetas se alinearon en a principios de marzo. Me decidí por el taller de caligrafía con plumín y pasé una mañana de sábado preciosa en Barcelona, asentando las cosillas sueltas que había aprendido trasteando por mi cuenta y conociendo una nueva herramienta, el plumín. Fue un lujazo y me alegro mucho de haberme apuntado. Yo lo tengo claro: puedo leer mucho sobre un tema, pero si alguien me lo explica (bien), se me queda grabado a fuego en el cerebrillo.

aprender caligrafia libro three feelings letras bonitas

Conclusión para aprender caligrafía: “entrena” todos los días

Después de el subidón del curso de caligrafía, seguí practicando un montón y solo me quedaba un capricho pendiente: el libro Letras bonitas, también de Three Feelings. Ya le tenía el ojo echado y, tras el curso, pude ojearlo un poco y terminé de convencer de que sería mío. A los pocos días, mi amiga Laura de Moove Magazine me sorprendió y me lo regaló por mi cumple, ¡mil gracias Lau!

aprender caligrafia libro three feelings letras bonitas

Pero ahora llega lo duro: después de un parón en mi práctica regular de caligrafía, volví a coger un rotulador y ¡oh-dios-mío! Se nota mucho la falta de práctica, como con el deporte. Así que, también como con el deporte, toca incluir la caligrafía en mis “prácticas regulares”, para seguir mejorando, ¡queda mucho por aprender!